Jorge Guitart

They Cried When I Sat At The Piano

They cried when I sat
at the piano
but it was
a horrendous coincidence.

Then I left for another party
a more intimate one.

Party of one,
announced the hostess
talented and accepting.

Observe and Ponder

It is written that the Spirit will hover over
the clinics for the poor but will not open a new one.

And all these hospitals:
not one of them is hospitable.
And the child in you may be asking why with so many
menacing characters in our midst
there are so many others breathless with gratitude.

Or the child in you may be silently despising
my making up a child in you
asking questions you wouldn’t ask.

Nuevas acreciones

Mira que has estado veces con los éticos y nunca te hacen el favor
completo.
Yo no busco a nadie que pueda sacarme de mi nave de tungsteno.

Después de un análisis ebrio de la cuestión apareció el palmar de una
tristeza narrable,
aunque también insoportable por rural y opaca.

¿ No quisieras usar lo que te queda de cordura para un alegato cuando
en la factoría
ha entrado un flujo de esclavos y ha salido otro?

Resquebrájase el cielo con tanta prédica y se extiende fractal la
desgracia.
La mente se anuncia con arcos reflejos: no sale oro y hierro ningún
cortejo.

Y la amenaza de la materia cobra forma de padre o guardián.
Nos corrompen según las órbitas de sus destinos.

El caballo niño se alza inmediatamente
cuando hay vidrios niños que se rompen inmediatamente.

Pesó instanciarnos en el territorio de las bofetadas.
Y fue terrible haber tenido que cortar el ‘japi’: haber tenido
que ‘darle tijera’.

Los sesos no se devanan a sí mismos. Si acaso se desparraman
como las estrellas cuando son avellanas.

Pesarosa es la infantilidad
de los pájaros que no vuelan.

El día es un pantano lleno de secuencias.
Empero vengo de parte de mis partes pudendas para decirte que soy un todo.

Los padres abren para los niños valles de lágrimas.
La parte de la rueda que descansaba debe bajar a crear fricción.

No es en el cielo donde una oscura presencia vive en la nieve.
Las ventanas están de reclusas en nuestras categorías.

Ya vienen las buenas noticias de las escrituras
a darles cuerda a quienes no nos convienen.

Si tienes las ropas empapadas no te las quites hasta que no sepas qué
eres.

Es imposible derrotar la inexplicable reputación de la realidad.

Soleado patio policíaco: si hay un transformador que no funciona
pero hay personas coquetonas, eso lo hace paradisíaco.

Se esfumará mi señal sin haber probado que lo sagrado de las montañas
les viene por su densidad y su peso.

No es un alivio pensar que mi ridiculez es efectiva contra el ‘paso’
del tiempo.

Mas no de mí es el robot que vive en el edificio embrujado de mi alma.

La tierra yace a la orilla de los pies.
No quiero probar que ningún patio nos recuerda.

No me han dado lo que me toca y no me han dado en verdad
Nada de lo que he tocado.

Hemos llegado para irnos. Aumenta la disminución.
Sépalo el sépalo: soy pétalo. Pero dice el sépalo: Un pétalo más es un
pétalo menos.

Corren las sombras y las fuentes de su opacidad.
Bajan juntas al pavimento donde se estrellan.

Nada oscurece más nuestros deseos que lo transparente.
No te preocupes de catalogar las secreciones de mi voluntad
.


Jorge Guitart, escritor de origen cubano, es profesor de lingüística hispánica en la Universidad del Estado de Nueva York en Buffalo. Escribe en español y en inglés y varios de sus textos están en su página web.

En 2000 el grupo musical Lake Affect, dirigido por el compositor argentino Alejandro Rutty, lanzó el CD Playing Guitart, musicalización contemporánea para voz y percusión de seis poemas de Guitart.

volver arriba

> Ilustración: Lázaro Saavedra